COMPONENTES

Solar Térmica
En la actualidad existe una gran variedad de sistemas para el aprovechamiento de la energía solar térmica, pero todos comparten los mismos principios de funcionamiento, siendo sus componentes fundamentales los siguientes:

Sistema de captación. 
Formado por uno o varios captadores solares térmicos que transforman la radiación solar en energía térmica que calienta, a su vez, el fluido de trabajo que contienen. 


Los captadores solares son el componente principal de un sistema de aprovechamiento de la energía solar.

 
Dependiendo del tipo de instalación y la configuración de los diferentes sistemas de conexión varía el tipo de captador solar a emplear.

Además, los colectores deben ser respetuosos con el medio ambiente desde el momento de su concepción, siendo diseñados y fabricados bajo la premisa de mayor ahorro energético y materiales no contaminantes. 


En la elección de los captadores más apropiados deben tenerse en cuenta aquellos de la más alta eficiencia energética homologados por los organismos oficiales de prestigio como TÜV (Alemania), SPF (Suiza) CENER e INTA (España)

Sistema de acumulación. 
Se trata del subsistema de almacenamiento de la energía térmica obtenida a través de los captadores solares, en el cual se acumula el agua caliente hasta su uso posterior, bien para consumo directo de ACS o para aplicaciones de apoyo a calefacción y producción de ACS instantáneo. 


Estos acumuladores deben tener una relación ancho/alto lo más baja posible para favorecer la estratificación de la energía dentro del acumulador y así obtener un mayor rendimiento del sistema solar.

Sistema de intercambio. 
Realiza la transferencia de la energía térmica captada desde el circuito de captadores al agua almacenada en el sistema de acumulación. 

 

Fundamentalmente se utilizan dos tipos de intercambiadores: Los externos que llevan a cabo la transferencia fuera del acumulador y los internos, que la efectúan en el interior del mismo.

Sistema de regulación y control.
Se encarga de asegurar el correcto y eficiente funcionamiento de todo el conjunto, para proporcionar un adecuado servicio y aprovechar la máxima energía solar térmica posible. En esencia se trata del cerebro de la instalación, el cual activa el funcionamiento del sistema en función de las condiciones de radiación y del valor de la temperatura del agua almacenada, gestionando esta energía de la forma más efectiva posible.

x
Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando acepta expresamente la política de cookies de este sitio web.
Acepto Rechazo
Más información sobre nuestra política de cookies